miércoles, 28 de octubre de 2015

Quiero decirte tantas cosas... que no puedo decirte ninguna

Hay tantas cosas que guardo con llave, bueno... en esa caja sólo guardo una cosa, una cosa que ocupa tanto que he usado la caja más grande e igualmente ha roto la caja. Ya me he cansado de retenerla, ya la dejo libre, no quiero más explosiones, más explosiones... provocadas por lo que puedo llegar a sentir por ti. Esa caja la escondía en el sitio más remoto de mi interior, pero igualmente se asomaba para recordarme algo... que nunca voy a conseguir olvidarte. Puede que muchas veces parezca que si pero... siempre has estado ahí. Siempre. Nunca te has ido.
Ni bajo la mayor tempestad, ni bajo el día más soleado de verano. Ni cuando mi corazón quería amar a otro, ni cuando no quería amar...bueno... amarte. Ni cuando te odiado, ni cuando no lo he hecho. Siempre. No sé si es bueno, malo o regular. Aunque en verdad pienso que es malo... porque parece que yo soy la única que estaba destinada a amar al otro para siempre... ¿no crees? No sé, yo lo he intentado todo y no he podido. Siempre estás ahí, en mi cabeza, imaginándome como sería una vida juntos, una vida juntos que sólo es ficticia porque mis manos no volverán a tocar tus manos, nunca volveré a estar entre tus brazos ni tampoco a volver a probar tus besos. Nunca es nada comparado con siempre. El problema es que lo que quiero estar contigo es siempre y lo único que obtengo es nunca. Resulta paradójico, ¿verdad? Irónico y hasta cómico. ¿Cómo se puede desear estar tanto con una persona? ¿Cómo se quiere olvidar a una persona y no poder? Dicen querer es poder, me río en su cara, porque yo quiero hasta niveles que no pueden pedirse y no tengo la posibilidad de volver a tocar tus manos, estar entre tus brazos ni probar de nuevo tus besos. Muchos piensan que es tiempo perdido, pero pienso en positivo,mucha gente muere sin saber que es el amor verdadero y yo soy de las pocas personas que lo han sentido. No es recíproco, ojalá lo fuese, pero no lo es, sólo he ganado conocerlo, conocer a ese sentimiento que hace que hasta la caja fuerte más blindada se rompa y que no puedes eliminar aunque quieras. Quiero esto, quiero decirte todo. Quiero decirte las veces al día que pasas por mi cabeza. La vida que deseo que tengamos juntos. Las cosas que he escrito sólo pensando en ti. Lo que he sufrido por intentar eliminar algo que es imposible eliminar. Las ganas que me he tragado de verte o de simplemente hablarte. Quiero decirte, que aunque me odies, yo sigo en la otra línea. Quiero decirte que aunque sé que tu corazón nunca será mío, seré feliz si tu lo llenas de amor por alguien que te haga feliz, que te de la felicidad que yo nunca pude darte, nunca te he dado y nunca te daré. Quiero decirte tantas cosas... que no puedo decirte nada.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Un relato que puede ser idéntico al de cualquier persona que se amimó a relatar el limbo de donde no puede salir. Parece la desesperanza hecha historia de amor

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar