domingo, 18 de junio de 2017

Este es mi silencioso adiós

Estoy cansada. La verdad es que estoy bastante cansada. Estoy cansada de hacerme la fuerte, de hacer como si nada de esto me doliera y mostrarme irrompible. Porque es que no me puedas romper, es que ya estoy rota, destrozada y sin ganas. Cría que no iba a poder soportar tu pérdida, pero a veces sale más caro el collar que el perro. ¿Por qué debería pasar tiempo con alguien que no me aporta nada bueno? Los buenos momentos son efímeros, combatir los malos son los que dictan la vida y contigo, sólo se crean y nunca se van. Esto no va conmigo. Estoy harta de hacerme la fuerte y en cambio, sólo en ti. Ahora no me voy a hacer la fuerte soltando frases que me gustaría que fuesen y no son, ahora voy a ser la fuerte de verdad, pensando en que es mejor para mí. Esto ha dejado de ser sano y no voy a condenarme a ninguna enfermedad. No voy a hacerme daño. Si sólo estás para las buenas y para jugar conmigo al no entenderte ni tú, vete. Para eso prefiero que no estés. Pudrete en el infierno tú solito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario